LAS PERLAS DEL MAR

Todos sabemos lo beneficioso que es comer productos que provienen del mar y especialmente si lo acompañamos de un buen vino y una buena compañía.

Los moluscos y crustáceos son una gran opción, sobre todo para celebraciones o reuniones con la familia y amigos. Consumidos moderadamente proporcionan grandes beneficios para nuestra salud.

Hoy hablaremos de uno de esos moluscos considerados uno de los principales alimentos gourmet que tenemos la suerte de tener en nuestro país y de la más altísima calidad: las ostras.  Y puedes adquirirlas en ACUEO, en el puesto 23 del Mercado de Productores. Son ecológicas y proceden directamente de Asturias.

Comer ostras puede ayudar a cuidar nuestro sistema cardiovascular gracias a los ácidos grasos omega-3 y prevenir enfermedades cardiovasculares. Es especialmente rico en minerales. Por un lado el zinc, que aporta beneficios a nuestro sistema inmunitario, potencia la fertilidad, cuida la piel y contribuye a la mejor cicatrización de heridas. Por otro, el hierro, que ayuda a prevenir la anemia y nos aporta resistencia ante las infecciones.

¿Cómo comerlas?

Es fundamental que las ostras estén muy frescas para que al cocinarlas no pierdan sus principales virtudes, e incluso si se comen crudas, es preferible que estén vivas. Lo más importante es que sean ostras cultivadas ya que las salvajes pueden contener determinados elementos contaminantes que tomados en grandes dosis pueden ser perjudiciales para nuestra salud.

¿En qué época comerlas?ostras2

La mejor época para consumirla es durante el invierno, más concretamente entre finales y principios de año, de ahí que exista la costumbre de tomarlas durante las fechas navideñas.
¿Con qué acompañarlas?

Las ostras se pueden comer de muchas formas. Lo más tradicional es hacerlo cuando están vivas, justo después de abrirlas y con un gajo de limón. Esto, acompañado de un buen vino blanco es un aperitivo perfecto que no podéis dejar pasar.

Y para los ostrófilos más curiosos, os dejamos en nuestro apartado de recetas una forma un tanto diferente de hacerlas que a más de uno le volverá loco.  Pastel de ostras y jamón

¡Ya nos contarás!